miércoles, mayo 26, 2010

sábado, mayo 01, 2010

Al otro lado del tiempo

Ya nada es igual desde aquel día que salí por la puerta y me quedé atrapado afuera. Tras cruzar el umbral subí corriendo las escaleras y aún continuo corriendo... pero sin alejarme lo suficiente para dejar de contemplar el familiar y cálido infierno que deje allí abajo.

En realidad no sé si sigo aquí arriba corriendo libre pero pensando que continuo atrapado allá abajo... o atrapado aquí abajo y pensando que estoy corriendo libre allí arriba. Lo único de lo que creo estar seguro es de que no paro de correr... pero he olvidado a donde me dirijo.

Quizás si consiguiese concentrarme en algo distinto... Voy a pensar que escribo un post que nunca publicaré en el blog... pues no tiene sentido publicar algo que resulta tan profundamente incomprensible.