domingo, octubre 12, 2008

Rumores

Después de una "eternidad" repitiendo una y otra vez lo mismo. Después de tantos años que ya ni siquiera recuerdo cuando dejé de contar las veces que subí la roca hasta la cima... para ver como caía de nuevo montaña abajo... algo está cambiando.

No siempre me costó el mismo esfuerzo llegar hasta la cima, y no siempre sentí la misma frustración cuando los dioses volvieron a arrojar la roca hacia al abismo.

Pero las últimos viajes han sido muy duros, y lo peor ocurrió a comienzos de la semana pasada.

Como siempre, al llegar a la cima los dioses me arrancaron la piedra de las manos y la tiraron montaña abajo, y como siempre yo bajé decidido a subirla una vez más, pero.. no conseguí encontrarla, por más que busque no estaba donde siempre, no estaba allí.

Tampoco estaban el tonel sin fondo de las Danaides, ni la burra de Ocnos, ni el águila de Prometeo, ni la rueda ardiente de Ixión, ni el árbol cargado de frutos de Tántalo.

Todos nos mirábamos unos a otros en silencio, desconcertados. Hasta que los dioses se manifestaron y nos comunicaron que la crisis había llegado al Tártaro, y que por ello estaban reduciendo gastos. Y que además habían decidido externalizar algunos departamentos para centrarse en su actividad principal ("generar sufrimiento" supongo), pero que sin duda en unos pocos días se regularizaría la situación y podríamos continuar con nuestras condenas... eso si: ¡no todos!

Los dioses también han decidido que para pasar mejor la crisis es conveniente ir ligeros de carga y que por tanto su intención es reducir la plantilla en al menos cinco personas.

Ya no es la primera vez que ocurre algo así y no me pilla de sorpresa que los que se han pasado media eternidad repitiendo obsesivamente aquello de que "estamos todos en el mismo barco", al primer riesgo de tormenta comiencen a tirar a la tripulación por la borda. Porque nunca creí aquello de que eramos el principal activo del infierno, y siempre supe que para los dioses no somos inversiones sino gastos, puro lastre.

Pero sin duda el infierno continuará adelante, la tormenta pasará y los dioses volverán a intentar motivarnos diciendo a los que queden que "estamos todos en el mismo barco" y nosotros volveremos a asentir con la cabeza y a simular que les estamos creyendo.

11 Comentarios:

Joserra dijo ...

Quizás tenga que haber una (re)evolución en el Tártaro! Algo que haga cambiar las cosas para la siguiente crisis...

Fernando dijo ...

Hasta que llegue el momento en que a los del Olimpo se le inflen y entren a saco y no quede ni rastro del Tártaro. Siglo más o menos.

ALyCie dijo ...

Ja, ja, ja ¿crisis en el tártaro?
¿Alguien quiere poner orden en el caos?
Entonces, tenemos crisis, crisis en el tártaro.
Los propios dioses, están en el fango.
Sin duda, crisis en el tártaro.

Txema Tools dijo ...

En mi peculiar variante de "Sol y Playa" del Tártaro, parece que el idioma oficial es el japonés, y en todos los documentos escriben crisis como "危機", que traducido literalmente viene a decir ”peligro-oportunidad” y en ello estamos, intentando inventar la radio en color.

Antonio dijo ...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo ...

Es lo que tienen Sodoma y Gomorra. Mucha Sodoma y poca Gomorra, salvo ésta. Luego quieren que las cosas funcionen:)Daría risa si no fuera porque nos hemos cargado el planeta y a las generaciones presentes y puturas... Puto Tártaro.
"Lasciate ogni esperanza", Verderín.

Telémaco dijo ...

joserra para evitarlo los dioses nunca envían a los revolucionarios aquí.

fernando Los dioses (los del Olimpo) te oigan.

alycie el caos y el orden son parte del mismo sistema. Pero el orden es únicamente una rara, casual y efímera excepción en un infinito océano de caos.

txema tools pues dada esa condición necesaria sólo nos queda desearos que el azar os sea favorable. Pero procurar buscar inventos diferentes a aquellos balones de fútbol ;)

antonio dime la verdad: "tú también vives en el Hades", no es posible describirlo con tanta precisión desde fuera.

anónimo cuidado el Tártaro siempre estará ahí, es la parte más profunda del sistema y siempre existirá una parte más profunda.

Julen dijo ...

Quizá esta crisis nos coloque ante nuestra miseria material. Quizá sirva para hacer renacer nuestra riqueza espiritual. Quién sabe de dónde llega la felicidad.

Antonio dijo ...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lula Towanda dijo ...

Como decía Plablo Guerrero:
Tiene que llover
Tiene que llover
Tiene que llover en el Tàrtaro

Ops! era a cántaros

Anton dijo ...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.