lunes, marzo 24, 2008

Heminegligencia fractal

"La señora S. ha perdido totalmente la noción de «izquierda», tanto por lo que se refiere al mundo como a su propio cuerpo.

Se queja a veces de que las raciones son demasiado pequeñas, pero esto se debe a que sólo come de la mitad derecha del plato... no cae en la cuenta de que pueda haber también una mitad izquierda. A veces se pinta los labios y se maquilla la mitad derecha de la cara, olvidándose por completo de la izquierda: es casi imposible tratar estos problemas porque no hay modo de atraer su atención hacia ellos («Hemidesatención», ver Battersby 1956) y no tiene ni idea de que existan. Lo sabe intelectualmente, y puede comprenderlo, y reírse; pero le es imposible saberlo de una forma directa.

Al saberlo intelectualmente, al saberlo por deducción, ha elaborado estrategias para resolverlo. No puede mirar a la izquierda, directamente, no puede girar a la izquierda, así que lo que hace es girar a la derecha... y hacer un círculo completo. Por eso solicitó, y se le facilitó, una silla de ruedas giratoria. Y ahora, si no puede encontrar algo que sabe que debería estar, gira a la derecha, haciendo un círculo, hasta que lo ve.

Este procedimiento le parece notablemente práctico si no puede hallar el café o el postre. Si la ración le parece demasiado pequeña, se gira a la derecha, mirando en esa misma dirección, hasta que se hace visible la mitad que faltaba, entonces se la come, o se come más bien la mitad, y siente menos hambre que antes. Pero si aún tiene hambre, o piensa en el asunto y se da cuenta de que quizás haya visto sólo la mitad de la mitad perdida, realiza una segunda rotación hasta que ve el cuarto restante, y lo bisecciona de nuevo también. Suele bastar con esto (si echamos cuentas, se habrá comido ya las siete octavas partes de su ración) pero si lo considera necesario, si se siente particularmente hambrienta u obsesionada, da una tercera vuelta y se asegura otra dieciseisava parte de la ración (dejando en el plato, desde luego, el dieciseisavo restante, el de la izquierda).

—Es absurdo —dice—. Es como la flecha de Zenón... nunca acabo de llegar. Puede parecer raro, pero ¿qué otra cosa puedo hacer, dadas las circunstancias?."

5 Comentarios:

am dijo ...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Telémaco dijo ...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Telémaco dijo ...

am el problema es que nunca tendrá los mismos puntos de vista que su media naranja. Verán el mundo complementario pero diferente, o sea como todo el mundo, y esto puede ser enriquecedor o muy conflictivo.

Todo depende de lo que queda cuando descartas las percepciones, si es que alguna vez consigues llegar a hacerlo.

Antonio, ¿tú crees que existirá alguien que no sea heminegligente?. Y si fuese así ¿como podríamos reconocerlo desde nuestra heminegligencia?

am dijo ...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lula Towanda dijo ...

Lo mismo que cuando me rompí la mano derecha, las cosas tan raras que tenía que hacer cuando necesitaba las dos manos