miércoles, mayo 26, 2010

El canon

3 Comentarios:

Anónimo dijo ...

Porque yo no he venido aquí a hacer dormir a nadie.




Hacia las cumbres trepan los dioses extenuados buscando un resplandor.




Y aquí voy yo con ellos,




entre el sudor y el polvo de sus inmensos pies descalzos, aquí voy yo con

ellos, atropellado y sacudido, pero agarrándome a sus plantas como las pinzas de un insecto, clavándome en su carne,




hundiéndome en su sangre

como un pulgón,

como una nigua, maldiciendo, blasfemando…

Porque yo no he venido aquí a hacer dormir a nadie:

ni a los niños

ni a los hombres

ni a los dioses.

Anónimo dijo ...

Sigue habiendo dos españas, la de los vasallos y lacayos de la iglesia, la monarquia feudal y la milicia, y la otra, la de los que queremos una españa sin necesidades basicas, generadora de riqueza material y espiritual. Ambas cada vez con posturas mas radicalizadas. Pronto habra muchos españoles que se marchen para que los otros sigan jugando a sus habitos fariseos, a los soldaditos con banderas y rancias miserias.

Ando dijo ...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.