sábado, marzo 11, 2006

Dictyostelium

Hace unos días Duelos y Quebrantos, mi amiga la violonchelista, me sorprendió con un artículo sobre el moho mucilaginoso. Es lo más interesante y fascinante que he leido desde hace mucho tiempo.

Hablaba del Dictyostelium, un simple moho, incorrectamente llamado a veces “moho de fango”.

Este organismo es normalmente unicelular, pero cuando el medio es adverso, pasa a vivir como una congregación de individuos, un organismo multicelular. Su forma de reproducirse, la muerte célular programada (su facultad de suicidarse), su movilidad, la comunicación y sociología de las células apasionan a los biólogos. Y también a los que no somos biologos, incluso fascinó al mismísimo Einstein.

Normalmente, los Dictyostelium son seres unicelúlares que viven separados y que devoran las bacterias que se encuentran en el humus del suelo del bosque y que se reproduce, dividiéndose tras comerse un millar de bacterias.

Pero si en algún momento las bacterias escasean, una de ellas lanza un mensaje que hace que todos los Dyctyostelium de su alrededor (una cantidad de unos 100.000 ejemplares) se apiñen a su alrededor formando una estructura estrellada, para despues unirse en una especie de masa devoradora, una especie de pequeña babosa.

La babosa no dispone de ningún sistema nervioso pero, es capaz de recoger y procesar información sobre la posición en que se encuentra y se arrastra por el suelo hasta que encuentrauna zona rica en agua y comida, luminosa y caliente. Allí comienza una nueva transformación.

Algunas células se sacrifican y se suicidan, formando un tallo de entre dos y tres milímetros de altura que sostiene una masa productora de esporas, que esperarán a que vuelvan tiempos mejores para liberarse y hacer que nazca una nueva generación de Dictyostelium.

Bajo mi punto de vista el medio en que vivimos es adverso. Y la estrategia del Dictyostelium puede ser una buena forma de encontrar una zona más caliente, luminosa y rica. Si las amebas pueden ¿no vamos a poder nosotros?. Quizás esa es una de las razones por las que me ilusionan algunos proyectos que están surgiendo en la blogosfera, como Consultoria 2.0 o PMBA.

PD: Las manías del hongo mucilaginoso de paso, me han servido para cerrar un circulo, y por fin entender lo que quería decir Julen cuando hablaba de emergencia.


technorati ,

10 Comentarios:

Julen dijo ...

El caso de este bichito (término científico universal) es de lo más socorrido para explicar comportamientos emergentes. No sé si has leído a Steven Johnson, pero te lo recomendaría. Es un tema muy interesante porque en las empresas tradicionalmente los directivos parece que tienen que organizar las cosas. Pero, ¿qué pasaría si dejaran de hacerlo? La clave sería crear las condiciones para que emerjan formas de hacer las cosas desde la base. Lo normal es pensar que sería un caos (en lo negativo) y que perderíamos productividad y todas esas cosas. Pero una cosa sería cierta: las conductas que surgen desde la base y no son impuestas arraigan mucho más fácil. Esta es una de las claves hoy en día.
Además, lo que me encanta del asunto es que es un reto a la inteligencia. ¿Cómo crear esas condiciones para que las personas seamos creativas y aportemos lo que llevamos dentro? Quizá haya que dinamitar modelos vigentes de management. No sé, sólo tengo seguro que es estupendo ponerse manos a la obra para intentar este tipo de cosas. Y en ese intentarlo está buena parte de nuestra felicidad.
Saludos, Telémaco.
P.D. Como siempre, tus historias tienen un plus que poca gente puede conseguir. Enhorabuena (one more time).
Por cierto, estoy teniendo problemas desde ayer con la actualización de feeds de un montón de blogs de Blogger vía Bloglines, incluido el tuyo. ¿Estás con el mismo problema?

Telémaco dijo ...

Julen meto a Steven Johnson en la cola, justo detrás de Punset (también por recomendación tuya).

Gracias y un abrazo.

PD: Efectivamente, tengo a la mitad del blogroll de Bloglines con la admiración roja. Deben tener problemas los de Bloglines.

Duelos y Quebrantos dijo ...

Poco después de contar la historia de los dictyoselium, Punset habla en su libro de que hay una diferencia fundamental entre cualquier tipo de organismo o animal y el hombre: a la hora de aliarse y cooperar con vistas a un fin común, los humanos corren el peligro de que sus intereses individuales se interpongan en la labor global haciendo fracasar esta. O sea, que somos egoístas por naturaleza.

Parece una conclusión un poco pesimista sobre la raza humana, pero yo creo que puede hacernos valorar más las iniciativas globales que triunfan más allá del egoísmo de unos pocos, a cualquier nivel.

Lula Towanda dijo ...

Aunque hoy reina el individualismo, hubo tiempos pasados que no fue así, aunque parece que en estos ciclos siempre se vuelve al individuo. Tal vez ante una necesidad de supervivencia nos comportáramos de una forma menos humana y formáramos otras estructuras sociales.
Me apunto los libros, para la larga cola de lecturas que nunca tengo tiempo de leer

Vailima dijo ...

qué buen post y qué temática tan interesante y el comentario de julen muy bueno.

francisco aranguren dijo ...

Leí lo que planteba Punset sobre estructuras auto-organizativas y creo que iba en la dirección que dice Julen: hay una capacidad innata de las estructuras de organizarse y adaptarse a las circunstancias y eso es interesante para los grupos humanos. Podría estar en línea con los conceptos sobre inteligencia intuitiva: analizar un sistema y sus necesidades de cambio puede llevar mucho tiempo y esfuerzo y quizás el propio grupo está reorganizándose y adaptándose porque "siente" -sin racionalización- esa necesidad.

Telémaco dijo ...

duelos y quebrantos no creo que seamos más egoistas que los animales así en genérico. Respecto a alguna hormiga o abeja es posible, aunque no debe existir un ser más egoísta que un zangano (pero estos no tienen nunca un buen final).

Lula espero que pronto entremos en una época menos individualista, y que para ello no haga falta que el medio se haga aún más adverso.

vailima gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo que es un tema apasionante.

francisco ¿el grupo siente?. Interesante inyección. Y en sentido contrario ¿Nuestras células tambien sentirán? ¿Tendrán conciencia de si mismas?¿Como podríamos saberlo?

palabras errantes dijo ...

Tarde, tarde pero llego
¿Yo te enseño? Vos me enseñás!!!!
Qué interesante esto!
Y corriéndonos un poco del mundo de los Dictyostelium, y pensando en situaciones de emergencia y organizaciones de base; me viene a la mente lo que sucede aquí, con la fábricas abandondonadas. Con sus dueños fugados y los obreros en la calle de un día para el otro, así sin más. Hasta que comenzaron de a poco a jugársela entre todos y desde abajo y en forma de cooperativismo, las han puesto a funcionar. Una industria antes floresciente que fue diezmada... despacito comienza a andar con ellos juntos, juntos.

Un beso T.

Telémaco dijo ...

palabras errantes estoy seguro de que esas fábricas van a funcionar mejor que funcionaban antes.

La forma en que estais saliendo del bache es asombrosa y admirable. La reacción que tuvo la gente al corralito, las forma en que seguisteis funcionando sin dinero ... creo que habeis dado una lección a más de uno.

Aunque me temo que no la escucharán porque sólo escucha el que quiere escuchar.

Anónimo dijo ...

PUNSETE, PUÑETERO.