miércoles, abril 19, 2006

El hombre bailarina


El rey estaba impaciente, porque iba a comenzar la danza y como todo el mundo sabía era un gran amante del baile. Pero sucedió que la bailarina enfermó de gravedad.

Nadie quería decir al rey lo que había sucedido porque nunca aceptaba que se le contrariase, pero por más que buscaban no conseguían encontrar a otra bailarina para sustituir a la enferma.

Entonces a uno de los colaboradores cercanos al monarca se le ocurrió disfrazar a uno de los sirvientes de bailarina y le maquillaron de la forma usual de las bailarinas.

El sirviente danzó ante el rey, que felicitó a "la bailarina".

La pregunta es:

¿Mientras actuaba el sirviente, dejó de saber que era un hombre y no la mujer de la que se había disfrazado?.

Sólo él lo puede saber, pero el ser humano es como si el sirviente se hubiera creído realmente que era una mujer. El ser humano se identifica con su cuerpo, su mente, su nombre, su profesión y su forma; y pierde así a su "Ser real". Tanto se identifica con la máscara de su ego y de su personalidad, que se olvida de su auténtico ser interior.

Cuento tradicional de la India




PD:
A lo mejor esto es lo que les pasa a los que publican sus fotografías en la página web de los aficionados a las enaguas. ¡Se encuentra cada cosa por Internet!.



,

8 Comentarios:

Galufante dijo ...

A algunos les quedan mucho mejor que a algunas...

Agur.

el Jaime dijo ...

Anda, que echar a perder un comentario tan bonito con la cachondada de las enaguas. Bueno, el caso es que Tyler Durden, en un momento genial de "El Club de Lucha" dice:
... You are not how much money you
have in the bank. You are not the shoes you wear.
You are not the contents of your
wallet...
Pero como todos sabemos, Durden, es un Nihilista -sí, últimamente me ha dado por Nietzsche, pero no soy yo el que dice que Durden lo es- asíq eu lo que pretende es derribar para reconstruir. ¿Pero, no es nuestro Eigenwelt algo que proviene de nuestras vivencias, de nuestro Umwelt y nuestro Mitwelt? Si que somos lo que tenemos, si que somos lo que vivimos, si que somos las máscaras que nos ponemos hasta cierto punto, como un vaquero de imitación, no deja de ser un pantalón... tal vez el error reside en buscar el verdadero ser, cuando el verdadero ser no es, sino lo que querríamos ser, nuestro Durden, nuestro sólido platónico, inalcanzable, INEXISTENTE... y deberíamos integrarnos en la corriente, el Dasein.

Telémaco dijo ...

galufante ¿tú crees?. ¿Por ejemplo...?

el jaime siento que no te haya gustado el final del articulo.

Cuando había llegado al final, me pareció que necesitaba un contrapunto de irracionalidad para romper la tensión, para contrarrestar la carga de positivismo del cuento. Siguiendo, al fin y al cabo, la forma de pensar del bueno de "Nietzsche" pero a lo "gamberro".

(claramente me estoy pasando)

...para no ser demasiado "bonito".

Como decía Sartre, el hombre empieza por existir, empieza por no ser nada, se encuentra, surge en el mundo, y después se define. Sólo será después. El hombre no es otra cosa que lo que él se hace.

Por eso quizás tengas razón y la pregunta no tiene sentido porque el sirviente se hizo una bailarina, su ser real fue "ser" una bailarina.

Y lo mismo les ocurre a los de las enaguas ¿no? ( ;) ¡Vaya!, ¡Lo siento!,¡Lo he vuelto a hacer!)

Galufante dijo ...

La tercera empezando por el final luce vistosa y rozagante cual princesa de cuento...si estuviera en disposición de hacerlo, la pediría en matrimonio...acaso tú no?

Agur.

Telémaco dijo ...

Galufante ¿Wendy?. ¡No está mal! Tiene buenas formas, si señor.
Si quieres puedes mandarle un e-mail , aunque no tienes nada que hacer porque está casado, por lo que cuenta, siempre andan por casa los dos vestidos con enaguas.

Galufante dijo ...

Telémaco:

Y cómo distinguen cual es cual??? Me dan ganas de preguntarselo vía email...Usarán la misma talla???

Agur.

Anónimo dijo ...

Jajajajja enhorabuena por tu blog, Telémaco.

Que casualidad q mi identificación en blogs sea La Bailarina, jaajjaajja, vendré a leerte asiduamente.

La Bailarina

Telémaco dijo ...

Bienvenido bailarina, será un placer encontrate por aquí.