miércoles, junio 13, 2007

Carta abierta a mi hija

¡Lo siento hija!.

Siento que hoy hayas llegado llorando a casa.

Siento no haber sabido prepararte para que cuando llegara este momento el impacto no fuese tan "descorazonador".

Siento no haberte ofrecido mi mano mientras te dabas de bruces con el mundo de los "adultos".

Siento haber zanjado la conversación con un simple: "hija no dramatices tanto, la nota de un examen del instituto no tienen tanta importancia como para que te lleves este disgusto. Aunque es obvio que tú tienes razón, si la profesora no te la quiere dar tienes que aguantarte... las cosas son así".

Aunque he fingido no entenderte, sabía perfectamente que no sufrías por una simple nota, sé que eres una persona muy inteligente y que sabes que eso no es más que una nimiedad.

Aunque he intentado quitarle importancia, comprendo que era duro e importante. Soy consciente de que hoy te has dado cuenta de que el sencillo y bonito mundo que te hemos hecho creer que estaba ahí fuera... en realidad... no tiene nada de sencillo.

Si hija, siento que tan pronto te hayas dado cuenta de que es así... en esta sociedad de la que formamos parte, los resultados no son siempre proporcionales al esfuerzo y a la voluntad (de hecho no lo son casi nunca) ... es más importante "tener razón" que actuar "racionalmente" y la "verdad" ya no le importa a nadie.

Siento no haberte enseñado a aceptarlo, pero no he sabido hacerlo... es que ... te confieso que aún no he conseguido aceptarlo yo mismo.

Y por último siento no haberte podido decir todo esto, que es lo que sentía en aquel momento... es que ... aún no estoy seguro de si no será preferible hacer como si no lo supiésemos.

Actualización: Gracias a todos por vuestro apoyo, gracias a la profesora (porque al día siguiente rectificó y tuvo la valentía de pedir perdón) y gracias a ti hija por haber leído esta entrada y por agradecérmela con un beso y una inmensa sonrisa.



Es lo que tiene este mundo... que hasta las historias tristes a veces tienen un final feliz.

10 Comentarios:

Lula Towanda dijo ...

Es lo que siempre me he planteado con mis hijos: decirles la verdad y hacerlos escépticos desde la juventud o pintar un poco de rosa la vida.
No ha hecho falta que les de consejos, ellos han salido muy listos y soy yo la que aprendo ahora de ellos.
Lo importante es conocer el entorno sin distorsiones para trazar un plan de supervivencia. Tu hija es lista, aprenderá rápido.
A la profe ya le llegará su San Martín

mint dijo ...

¡Que duro que es! Les educamos en determinados valores, les educamos para que tengan una determinada actitud en la vida y después chocan con la realidad. Educándoles para que sean justos les provocamos una terrible sensación de rabia frente a la injusticia. Pero con todo creo que es mejor así. Era duro, por supuesto, pero lo superará y se reafirmará en lo que ella cree y siente. Al menos esa es mi experiencia y no estoy en absoluto descontento. Pero que difícil es, a veces, poder explicarles las cosas y hacerles sentir que compartes su rabia. Cuando toca nos faltan las palabras. Ánimos para tu hija y un abrazo para ti.

Kukilin dijo ...

No permitas que te invada, la culpa ; Nosotros, los padres, dramatizamos acontecimientos que para los adolecentes son más simples, y llevaderos, justamente porque cuentan estrictamente con nuestro respaldo, sin limitaciones, recuerda que ningún padre, cuenta con un manual de aprendizaje, para educar a nuestro hijos que aun equivocandonos, ó no, siempre trataremos de hacer, lo que nos parece más acertado.

Scout Finch dijo ...

Yo no tengo hijos, todavía me quedan unos años para decidirme, pero creo que entiendo lo horrible que debe ser ver que tus niños empiezan a descubrir lo injusto y terrible que es muchas veces el mundo.

Ánimo, que esto también forma parte del duro aprendizaje diario de la vida.

ADMC dijo ...

Einstein también suspendió (o le suspendieron, mejor dicho) Matemáticas, para que luego pudiera demostrar que la vida da muchas vueltas.
Ánimo¡

Fernando dijo ...

Es un dilema terrible.
De todos modos, creo que debemos inculcarles los valores en los que nosotros mismos creemos.
Llevarse un topetazo con la vida es inevitable, por mucho que duela a los padres (a los nuestros también les dolería). Pero es parte del aprendizaje.
Como dice Lula, si tu hija es lista, aprenderá bien y rápido para llevarse los menos palos posibles y, en lo posible, mantener los valores en su interior.

Corrupto dijo ...

Aquí un loco que no quiere "sentirlo" toda su vida.
CenB

Melpómene dijo ...

Yo tengo esa situación no muy lejana, frustra, pero no por ello hay que aceptarla; aprendes a argumentar mejor y la siguiente vez aguantas más de pie y a veces le haces plantearse cosas al profesor que está acostumbrado a que le repliquen sin argumentación y suficiente convicción o de forma insultante... Y a veces rectifica o lo tiene en cuenta, y otras no, pero te quedas a gusto porque tú lo hiciste bien y le dijiste, educada y razonadamente lo que pensabas y le has hecho saber que no eres un ser estúpido, que te tragarás su decisión, pero que tenías razón.
Que ella no asuma la derrota y deje de defender lo suyo por un traspiés, también de eso se aprende y hay cosas que hay que aprenderlas solo (tampoco tú sabes qué se va a andar topando por ahí)
Un besín

Teatro M dijo ...

Telémaco: Me da mucho gusto cuando las personas expresan sus sentimientos, eres un buen padre. Para una mujer no hay nada mejor que un amigo cerca en los momentos difíciles.

Telémaco dijo ...

lula también yo me inclino por decir la "verdad", pero ¿como explicar la contradicción que supone que los valores que insistes en inculcar no tienen demasiada "utilidad" práctica?.

mint es lo más doloroso. Uno hace lo que cree más conveniente en "teoría", pero cuando después te topas con la realidad, con la "práctica"... ¡se siente tanta impotencia!.

Con el paso del tiempo, a nivel personal, eliges tu camino y encuentras satisfacción sólo por el hecho de seguirlo, pero... duele tanto ver sufrir a un hijo.

kukilin si, pero es triste tener que conformarse sólo con "intentarlo". Lo del manual de instrucciones me ha recordado una conversación con el pediatra cuando nació mi hijo.

scout finch en los hijos... duele mucho más.

admc racionalmente se que es beneficioso para todo el mundo que de vez en cuando te salgan las cosas mal (entre otras cosas eso te permite disfrutar cuando te salen bien), pero emocionalmente...

fernando creo que no podemos hacer otra cosa, y como bien dices de los palos es justamente de donde más se aprende. Pero es terrible, ¿porque el mundo será tan complicado?

corrupto ¿y cual es la receta? ¿tiene efectos secundarios?

melpómene me gusta la energía y convicción que demuestras. No te imaginas como te envidio.

teatro m te agradezco tu comentario. Pienso que expresar los sentimientos es lo que nos hace humanos, y sólo puede provocar efectos positivos.