lunes, octubre 03, 2005

Manual instrucciones

Cuando nació nuestro primer hijo, en el afán de intentar ser previsores, y apremiados por la carga de la recién estrenada responsabilidad paterna, decidimos acudir a un pediatra para que nos aclarase todas las dudas que nos agobiaban.

Elegimos un doctor que, además de muchos años ejerciendo la pediatría, tenía una incuestionable experiencia, pues era padre de una familia numerosa, 9 hijos para ser más preciso.

La primera visita que hicimos fue para presentarle a nuestro vástago y comunicarle que habíamos decidido que fuese su pediatra.

Llegamos a la consulta una tarde muy lluviosa y tras unos pocos minutos en una calida sala de espera que olia intensamente a colonia de bebe, apareció el doctor con una resplandeciente bata blanca y una igual de resplandeciente sonrisa.

-Buenas tardes. ¿Qué tenemos aquí? ¿Qué le pasa a este principito?
-Buenas tardes doctor. No, nada, todo va bien. Mire doctor, es que ha nacido sin manual de instrucciones y ... básicamente, podríamos decir que estamos “acojonaos”.
-¡Ja,Ja,Ja!.Tranquilos que es normal, además no os preocupéis, que esto con el tiempo.... va a peor.

Puede sonar a broma, pero estábamos siendo sinceros. Al principio y con el primero hijo, la responsabilidad que se siente es intensamente abrumadora. Y los seres humanos venimos al mundo sin libro de instrucciones.

Tampoco el doctor estaba bromeando. El comienzo no es muy complicado porque sólo tenemos que preocuparnos por estar calientes, comer y recibir cariño(1). Y si tienes la suerte de nacer en el sitio adecuado, no suele ser muy dificil conseguirlo, pero después la cosa se complica.

Porque como decía Jean Paul Sartre el hombre está condenado a ser libre. Sólo el hombre existe; las demás cosas son.


(1) CCC, como decía Lula en Un mundo Feliz

4 Comentarios:

Sonybabe dijo ...

Hola!!

Gracias por tu comment en mi blog. No es que sea una viciada a escribir, pero necesito muchos mimitos blogueros, en muchas ocasiones me subís los ánimos, y a eso sí ke estoy enganchada.
Yo no tengo bebes, ni hijos, aunke espero poder tenerlos algún día. Adivino que a pesar de ese miedo y la responsabilidad que trae, estareis maravillados ante el fenómeno de la vida. Me alegro mucho. Muchas gracias por pasar a visitarme, y me gusta mucho tu blog, espero ke no te importe que te visite más a menudo. :D

Kiss!!

Pilix Forever dijo ...

Probablemente yo no tenga hijos... no porque no vengan con libro de instrucciones sino porque si lo traen es en japonés...

Telémaco dijo ...

Sonybabe tener un hijo es de esas cosas imprescindibles en esta vida. Y también es una de esas experiencias que no se puede transmitir, sólo puede vivirse.

Pilix te aconsejo que cambies de idea, aun sin libro de instrucciones es algo que merece la pena.

Lula Towanda dijo ...

Después de criar tres hijos con jornadas laborales de 12 horas diarias y viendo los buenos que me han salido, se confirma la teoría del caos: todo tiende a un orden.
Tu post me ha recordado la primera vez que llevamos a nuestra primogénita (ahora erudita) al pediatra. Estábamos abrumados por la responsabilidad. Lo que he llorado porque “no me comía” y no me engordaba. La verdad es que ponía el foco en la “C” de comida.