jueves, julio 12, 2007

Koan Zen

El discípulo Doko se personó ante un maestro zen, y le dijo: “Estoy buscando la verdad. ¿Cuál es el estado mental en el que debo perfeccionarme para encontrarla?”.

Dijo el maestro: “No hay mente, de modo que no puedes ubicarte en estado alguno. No hay verdad, de modo que no puedes perfeccionarte para alcanzarla”.

“Si no hay mente que perfeccionar, ni verdad por encontrar, ¿por qué tienes aquí esos monjes que se reúnen todos los días ante ti para estudiar el zen y perfeccionarse mediante ello?”

“pero si aquí no hay siguiera un palmo de sitio”, dijo el maestro, “cómo podría haber una reunión de monjes?”. “¿Y yo no tengo lengua, ¿cómo podría entonces llamarlos o impartirles enseñanzas?”.

“Oh, ¿cómo puedes mentir así?”, dijo Doko.

“Pero si no tengo lengua que me permita hablar, ¿cómo podría mentirte?”, respondió el maestro.

Entonces, Doko dijo con tristeza, “No puedo seguirte. No puedo comprenderte”.

“Yo no puedo comprenderme a mí mismo”, dijo el maestro.

9 Comentarios:

ADMC dijo ...

El Proyecto ZEN, de los frenéticos 80,s; no dio el resultado deseado, como sabes. Menos mla que soy escéptico, ante todo.

Siento escribir rápido, pero estamos on line. Después de esto, solo puedo pensar en 3.0.

Cuidado con las niñas
, de mis OjOs.
Volveré

Un abrazo Pater¡

etoni dijo ...

Por cierto, cariño; "Cuidado con K.".
Uno nunca sabe cuando y con quien, va a salir del Castillo.

,)
DDD.)

Fernando dijo ...

Joer cómo se aburren los monjes estos, ¿eh? Como se nota que no tienen hipotecados los templos.
De todos modos, le está bien empleado al listillo pequeño saltamontes, porque a estas alturas ir buscando la verdad es como de la cosa de la risa.
Abrazos.

tresgulli dijo ...

1. K.O. a N

2. K ó AN

3. Project KOAN/ Es una iniciativa de Tiendas Natura; "Piensa Globalmente, actúa localemente".

Fundación Quebrantahuesos;) Kusi Warma; Amigos de los Adivasis; Fundación Viente Ferrer; Fundación Esteben Vigil, África Directo; Orphanage Africa; Alpicat Soldari; médicus Mundi.

Salu2 Verano
Me aburroo ,)

Anónimo dijo ...

Quizá el Maestro ha elegido el incentivo inadecuado.

¿O era el maestro inadecuado para el incentivo?

¿O era el incentivo inadecuado para lo que esperaba el Maestro?

¿O no hay ya incentivos?
¿O no hay nada?¿
¿La religión existe, realmente?¿

¿Para que aprender? ¿Cuál es la profesión más antigua del mundo?


¿Quién es Dios? ¿Quién X?
¿A que juega? ¿En que lugar se enamoró de ti? ¿A qué dedica el tiempo libre? ¿Que hace, cuando tú duermes?


Que verguenza, Nota. Niñas de tres años, por ahí, y aquí pensando en incentivos..

Salud HAL

Lao Tse dijo ...

"Había dos pasteles. Yo quería comer tres, así que los partí en dos trozos cada uno, comí tres partes y tiré la restante"

Telémaco dijo ...

admc "preguntamos luego existimos"

etoni por si acaso le tengo preparada una gran bañera con agua templada. El otro día me llamó para pedirme prestado el GPS.

fernando
-Joshu preguntó al mestro Nanse, “¿Cuál es el verdadero Camino?”
-Nansen respondió, “El camino de cada día es el verdadero Camino”.
-Joshu preguntó, “¿Puedo estudiarlo?”.
-Nansen respondió, “Cuanto más lo estudies, más te alejarás del Camino”.
-Joshu pregunto, “Si no lo estudio, cómo puedo conocerlo?”.
-Nansen respondió, “El Camino no es de las cosas que se ven, ni de las cosas que no se ven. No es de las cosas conocidas, ni de las cosas desconocidas. No lo busques , ni lo estudies, ni lo nombres. Para alcanzarlo, ábrete con la amplitud del cielo”.

Pero tienes toda la razón, las hipotecas dificultan enormemente la labor. ¿te imaginas que Platón hubiese tenido que hipotecar la Academia?

lao tse me encanta, ¿es un Koan?.

Si una niña se come un pastel en una hora y sólo había dos pasteles... ¿cuánto tardarán dos niñas en comerse tres pasteles?

iamato abstractonauta dijo ...

Por boca del "maestro" (ya no queda nada de él) habla la unidad, donde no hay "yo" ni "los otros"; no hay "aquí" ni "allí"; ya no hay "verdad" ni "ilusión". Sólo realizando esta unidad podrán al fin hablar maestro y monje cara a cara, una mente, dos bocas.

Anónimo dijo ...

Maestro, ayúdame a encontrar la verdad.
- ¿Percibes la fragancia de las flores?
. - Sí.
- Entonces no tengo nada que enseñarte.