viernes, julio 06, 2007

Huracán en el Centro Nacional de Huracanes

¡Al final tenía que pasar!

En el Centro Nacional de Huracanes el año pasado implantaron la retribución por objetivos (objetivos locales por supuesto) para aumentar el rendimiento de los pronosticadores.

Los jóvenes y brillantes directivos del centro después de darle muchas vueltas al tema, formar varios comités y mantener decenas de reuniones, decidieron que el mejor indicador de gestión para evaluar a los pronosticadores era el "número de huracanes pronosticados".

Los objetivos se cumplieron cumplidamente y el año pasado 2006 se pronosticó un año intenso y completamente saturado de huracanes.

Aunque los pronósticos fallaron estrepitosamente, este "anecdótico" hecho no desanimó en absoluto a los directivos, que seguían celebrando el enorme éxito de su gestión.

Para este año 2007 los huracanes pronosticados aumentaron aún más.

Pero la temporada de huracanes empezó ya el pasado Junio y ... parece que los huracanes pronosticados no terminan de aparecer.

Ante esta "molesta" situación el director del centro nacional de Huracanes convocó una tensa reunión con todos los pronosticadores en la que les presionó enormemente:

"Quiero huracanes. Si no los hay os ponéis todos a soplar, pero ¡QUIERO UN HURACÁN YA!, si no tengo un huracán antes de la semana que viene ¡OS PONGO A TODOS DE PATITAS EN LA CALLE!"

Los pronosticadores ante el temor de quedar en la calle, han decidido crear un huracán recursivo ... aunque no es exactamente el que el director se esperaba.

AVISO IMPORTANTE: El contenido de este post es completamente inventado. Cualquier parecido con la coincidencia no es más que es pura y dura realidad.

5 Comentarios:

Alfonso dijo ...

el contenido del post sera "casi" inventado, pero yo conozco mas de una industria que funciona de ese modo... Los analistas de inversiones... me imagino que el director del centro nacional de huracanes habra aprendido de ellos :)

Saludos

porfineslunes dijo ...

Jaja, qué bueno. "poneros todos a soplar". Pues seguro que se lo ocurrió pensarlo en serio y todo al pavo. Me ha gustado la historia, por fin unos empleados se unen para sacarle los colores al jefe. Bien hecho.

hiperion dijo ...

Io aumentaría el Sueldo del Pronosticador KAAB y a RHOMER y de quien les contrató, por ser los únicos que en "algo!" han acertado.

Después hablaría, con quien ha inventado esa absurda forma de incentivar, y le obligaría a fabricar huracanes con su propios pulmones. Entrenando con los alcoholímetros de nuestra DGT, para que al menos, redujeran el número de accidentes, de otra manera.

Es una opinión personal, claro.
Saludos desde el alquitrán
Saturno

µßio dijo ...

A lo peor, lo de Irak, empezó de una forma similar. Que si armas de destrucción masiva. Que tenía que haberlas porque tenían los albaranes firmado por el mismo Sadam. Que total, si nadie sabía donde estaba Irak. Que quien se iba a enterar. Que, que, que, quééé, como las gallinas quequereando.
Salud
µßio

Telémaco dijo ...

alfonso la ley del mínimo esfuerzo buscando incansablemente "balas de plata" y "huevos de Colón" es universal.

porfineslunes habrá que inventar, (quería decir "observar"),como acaba la historia.

hiperion la "pronosticación" es una profesión de alto riesgo y la "incentivación" es una profesión de ... ¿realmente es necesaria esa "profesión"?

µßio no me extrañaría nada. Tu comentario me ha recordado aquel cuento de la conversación entre Rumsfell y Bush:

Bush y Rumsfeld están sentados en un bar. Entra un tipo, se les acerca y pregunta: ¡Eh! ¿Qué estáis haciendo por aquí?
Bush responde: Planeando la Tercera Guerra Mundial.
Y el tipo responde: ¿En serio? ¡Vaya! Contadme cómo va a ser.
Bien, vamos a bombardear con armas nucleares a 140 millones de irakies y a una rubia de grandes tetas, dice Rumsfeld.
¿Una rubia de grandes tetas? ¿Y por qué quieres matar a una rubia de grandes tetas?
Bush se vuelve hacia Rumsfeld y le dice: ¿Lo ves? A nadie le importan 140 millones de irakies muertos.