lunes, marzo 12, 2007

Ideas Heréticas 1: La productividad es peligrosa

A la manera de las ideas radicales de Julen (aunque me propongo intentar ser más radical que mi maestro) hoy voy a comenzar una serie de entradas en las que expondré algunas ideas heréticas que hacen que me sienta un especialista en nadar contracorriente.



Aclaro que mi única intención es provocar ...

...por eso espero que no haya demasiada gente de acuerdo con las ideas que expondré o me veré obligado a radicalizarme aún más. ¡Es lo que tiene esto de la provocación!.

Comenzamos la serie así:

La falta de productividad es a menudo buena y necesaria para la supervivencia de una fábrica.


Si se consiguiese que todos los recursos y máquinas de una fábrica consiguiesen una productividad del 100%, lo cual por fortuna es imposible, la empresa estaría en uno de estos tres casos:

-A. Habrían tenido la desgracia de tener éxito en lo que muchos andan buscando afanosamente desde hace años, en tener todos sus recursos productivos perfectamente equilibrados y balanceados en capacidad.

Si este es el caso, el sistema que habrían creado sería absolutamente inestable, la más mínima incidencia haría que el sistema entero se detuviese y que la productividad del sistema como conjunto (la única que de verdad importa) cayese en picado.

El sistema sería absolutamente inmanejable, estresante e ingestionable. Rígido, sin ninguna capacidad de reacción ante fluctuaciones en la demanda, sin ninguna capacidad de protección ante averias, materiales defectuosos, imprevistos, etc. Con una empresa así sería un milagro poder dar buen servicio al cliente, cumplir ninguna planificación o cumplir un sólo plazo de entrega.

-B. Fabrican más de lo que venden y los stocks e inventarios les salen por las orejas.
Si unos recursos tienen más capacidad que otros, esto obviamente es lo más normal, y todos son sumamente productivos, los stocks de material en curso crecerán y crecerán hasta ocupar el último rincón, la última cubeta y el último pasillo. El caos se apoderará del sistema, las materias primas se agotarán y no serán suficientes para fabricar los pedidos urgentes. Los departamentos de compras reaccionarán comprando más y generando graves problemas financieros.

Al final todos los pedidos se convierten en urgentes y la ambulancias no consiguen pasar porque se forman atascos de ambulancias delante de todos los recursos.

Los directivos achacan sus problemas a la falta de productividad y se ponen a medir obsesivamente la productividad de todos los recursos en busca de "ahorros". Por mal que lo hagan, esto provocará que aumente la productividad de los recursos y con ella los stocks y los problemas.

-C. Aumentan la productividad pero teniendo la precaución de no fabricar más de lo que se vende. Para ello analizan la relación carga/capacidad que provoca la demanda en cada uno de sus recursos y dedican sus esfuerzos a eliminar capacidad sobrante.

Esta estrategia si tiene éxito podría desembocar en la situación A. Sin embargo, a menudo los empleados cuando ven las barbas de su vecino cortar ponen las suyas a remojar. Y esto puede parecer malo pero realmente es una suerte, pues si consiguen ocultar algo de capacidad (o crear algo de "demanda" ficticia) esta siempre podrá ser utilizada por el sistema para reaccionar ante fluctuaciones y futuros problemas, protegiendo el futuro del sistema.

Es cierto que la productividad de unos pocos recursos si que es realmente crítica e importante, pero sólo de unos pocos, en la mayoría de los casos la productividad puede ser muy peligrosa.

10 Comentarios:

CARMEN_R_PURAS dijo ...

Pues te vas a tener que radicalizar más, porque creo que lo que planteas es razonable.

Me suena que para llegar a eso tienen que encajar todos los procesos tan perfectamente que suena a bastante utopía, vamos, que tendría que funcionar todo "como un reloj". ¿No provocaría un pequeño fallo un colapso del sistema? ¿Y la flexibilidad qué?

Julen dijo ...

Gracias por retomar ideas maravillosas. Desde luego que lo que tengo clarísimo es lo que sucede en el extremo contrario: si te obsesionas por la productividad, tienes muchos boletos de que no la consigas ni de lejos.
El enfoque para ser productivo tiene que ir más allá de verlo sólo desde la óptica laboral. Una persona normal, que no esté atada a un proceso productivo, también trabaja fuera de sus horas de trabajo. Porque piensa. Y al pensar, de vez en cuando, también se acuerda de aspectos laborales. La productividad, por tanto, medida sólo desde la óptica de una jornada laboral es un indicador falso. Las personas necesitamos holgazanear, bajar la tensión, hacer risas, dejar de hacer cosas. El rendimiento no puede ser máximo el 100% del tiempo. Si así fuera, nos vamos a la mierda derechitos.
En fin, Telémaco, me alegro de que escribas de estas cosas.
Un saludo,
Julen

Fernando dijo ...

No sé... Si explicas tan razonadamente las ideas va a tener razón Carmen.

ADMC dijo ...

Según nos recuerda Ortega, el auténtico significado de radical no es extremo ni desmesurado, sino relativo a las raíces, a la profunda y original realidad de las cosas.
Esto es; el origen y principio de donde nace, surge, brota y se alimenta cualquier realidad aparente.
El Salmón

Lula Towanda dijo ...

Estoy con Carmen y Fernando, lo que dices es la verdad aunque parezca radical. La perfección es imperfecta en sí misma.
Además, habiendo estructura la productividad nunca puede ser el 100%, y siempre jugará en contra de la productividad. Esto demuestra que "Ellos" saben que la productividad es peligrosa porque podrían perder sus empleos.
El lunes publicaban este estudio sobre absentismo, muy curiosos los resultados

Basi Vos dijo ...

Comparto tu opinión de que la productividad plena no es el objetivo prioritario de las empresas. Hay muchos puestos -especialmente intermedios- en los que una productividad alta es contraproducente para que todo funcione. Paradojas.

De todas formas si la productividad sube el empresario sabe como combatirla: con despidos.

Cesar Viteri dijo ...

Me ha encantado la foto, que es impagable, y la idea del texto. No obstante yo tengo una pega: creo que confundes la utilización productiva de los recursos (que efectivamente, es peligroso tener al 100%) con la productividad (la relación entre bienes producidos y recursos utilizados, que puede ser un índice mayor que uno).

Obviamente están relacionados, en ausencia de problemas, la productividad de una máquina es mayor si su utilización productiva es mayor, pero no son lo mismo, sobre todo en las personas. Como comenta Julen, estar al 100% de utilización productiva es contraproducente.

De hecho, y pensando en productividad, me da muchísima rabia la gente que pretende constantemente actuar en el denominador manteniendo o incrementando el numerador; para eso reduce los recursos a cero y obtendrás productividad infinita :P

Nos leemos,

Telémaco dijo ...

carmen estoy de acuerdo contigo. Murphy existe y de nada sirve negarlo e ignorarlo, lo que hay que hacer es gestionarlo.

Si la incertidumbre no existiese, si las máquinas nunca se averiasen, si los clientes nunca cambiasen de opinión, si las ventas fuesen uniformes, si los proveedores nunca nos fallasen, si ese mundo ideal existiese entonces no sería necesaria ninguna capacidad de protección. Pero ese mundo no existe, no es real.

julen sólo estoy copiando tu idea (y no soy el único, estás creando escuela).

Si consiguiésemos hacer aflorar el talento que encierran todas las personas, este mundo sería muy distinto, pero para conseguir eso primero hay que intentarlo y para ello tenemos que reconocer que ese talento existe.

Creo que en las empresas se sigue pensando que lo único aprovechable que se puede utilizar de los trabajadores es su tiempo (y sólo siempre y cuando lo dediquen a seguir las ordenes de la minoría privilegiada a la cual si se le reconoce el talento).

Un saludo de tu seguidor.

fernando pensé que iba a escandalizar...
Está bien... en el próximo intentaré ser más herético.

admc muchas gracias por transmitirnos el verdadero significado de radical.

Según eso está claro que es buena idea radicalizarse.¡ Que paradójico es a veces el lenguaje!

lula efectivamente, la productividad sólo funciona de forma tan cartesiana como "ellos" piensan cuando el sistema es tan simple que no tiene estructura.

Por eso, antes de dar su neurona a torcer y desaprender la obsesión por la productividad, prefieren dedicarse a simplificar las estructuras, a partir las empresas en trocitos más simples de manejar y más cartesianos.

Sin embargo es una solución falsa e inútil, porque en realidad hoy en día las que compiten no son las empresas son las cadenas de suministro. Y la complejidad no tiene nada que ver con el tamaño sino con el número de variables.

Teniendo en cuenta esto trocear más la cadena de suministro, lo único para lo que realmente sirve es para añadirle eslabones. Y esto entorpece el flujo de información y el funcionamiento de la cadena.... bueno mejor esto lo cuento en otra idea herética.

Telémaco dijo ...

Lula,
"Paradójicamente y al igual que ocurre con los empleados en general, los directivos las empresas que más beneficios tienen (por encima del 20%) son los que más horas dejan de hacer: un 2,6%."

Los resultados no son paradójicos, a mi me parecen lógicos.

basi vos en el caso de muchisimos puestos intermedios, sería bueno que bajase su productividad tanto... tanto que se quedasen en casa y dejasen de molestar a la gente que trabaja.

El problema es que la tecnología no permitía que se pudiese prescindir de ellos y ahora no hay manera de arrancarlos del sillón. Usan pegamentos muy potentes (de esos de dos componentes).

Además no se pueden quitar sin más, hay que cambiar la estructura de la empresa, cambiar todos sus procesos de negocio, cambiar la cultura empresarial....¡Ufff! Que cansado estoy, casi lo dejamos para otro día.

cesar efectivamente. Sólo tiene sentido hablar de una productividad:

Productividad global=(velocidad a la que la empresa gana dinero)/(gastos operativos totales de la empresa).

Así si que tiene sentido, pero el error es aplicarlo a los centros o a las personas o a los recursos o a los procesos.

Es como si mi cerebro decidiese que la productividad de mi estomago y mi sistema urinario es muy baja y ordenase que comiese y orinase sin parar para mejorar los indices. ¿Tiene algún sentido?

Y comparto también contigo la alergia a los que sólo saben centrarse en el denominador (debe ser por la ley del mínimo esfuerzo o por miedo a la incertidumbre), ¿no se darán cuenta que lo que hacen conduce de cabeza a la desaparición?. Una empresa se pone para ganar dinero y no para ahorrarlo, no sé en que momento muchas cambian a un rumbo tan absurdo.

Anónimo dijo ...

Auqnue no tengo mucha idea de RR.HH, me atrevo a exponer viejas sentencias del personal de tropa:

"En una empresa, cualquier empleado puede ascender, hasta llegar a su máximo nivel de incompetencia"

"Aquí, el cargo que se ocupa, es inversamente proporcional a la inteligencia que se tiene".

No son míos, pero a veces tienen su razón. Yo también soy "tropa".

Andrómaco