miércoles, octubre 11, 2006

Etiquetando

Cuando tenía 4 o 5 años. Yo estaba firmemente convencido de la existencia de extraterrestres . Yo creía que ellos secuestrarían gente, adoptando la apariencia de su víctima e introduciéndose de esa manera en nuestra sociedad.

Un día, mi madre me llevó a su oficina. En ese ambiente totalmente abarrotado de extraños yo me sentí de repente aterrorizado. Y pensé que habría algunos extraterrestres camuflados entre la multitud mirándome con los ojos entornados.

Cuando mi madre me dijo que tenía que dejarme solo para ir a hacer unos recados, quedé petrificado. Yo pensaba que en cuanto la perdiera de vista, ella sería su siguiente víctima.

Sentí tal pánico que fui totalmente incapaz de articular palabra alguna. Aterrorizado cogí una etiqueta auto-adhesiva del escritorio de mi madre, y sin que ella se percatara la pegue en su espalda, creyendo que esto me indicaría si ella era mi madre real o una imitación.

Después de lo que me pareció una eternidad y entre las risas de sus compañeros, mi madre volvió con la etiqueta en la mano y me reprendió fuertemente por mi mal comportamiento. Teniendo sólo 5 años fui incapaz de soportar la tensión nerviosa y rompí a llorar mientras todo el mundo se reía a mi alrededor.

Hoy, todavía no estoy seguro de si mi madre fue suplantada por un extraterrestre, porque después de todo la etiqueta había sido despegada de su espalda cuando ella volvió.



Esta es la historia que inspiró al genial Hsin-Chien Huang(1) para hacer este "flash", lo voy a guardar en favoritos y cuando note unas ganas irrefrenables de ponerle una etiqueta a alguien, entraré aquí a etiquetar muñecos ... hasta que se me pase.

Por favor, hacer lo mismo. Etiquetar datos es bastante útil .... pero nunca etiquetes personas.



(1) Si teneis un rato daros una vuelta por los trabajos de este artista, merece la pena.

6 Comentarios:

Vailima dijo ...

Intentaremos seguir tu consejo. A veces resulta difícil porque hay individuos que llevan en la frente la marca de fábrica...

pijomad dijo ...

me veo etiquetándome al completo... qué miedo¡¡ qué abducción¡¡

Fernando dijo ...

Yo ya ni me molesto en quitarme las etiquetas que me ponen. Con el tiempo se caen solas.

Ottinger dijo ...

No es la personalidad una etiqueta?

johnymepeino dijo ...

Etiquetar es como poner motes: Chulísimo...

(para el que las pone,claro)

Porque se dá por descontado que el otro siempre tiene que aguantar y además con buen humor porque si nó se le acusa de tener poca correa o que se pica y entonces come ajos o cosas así.

Llega un día en que Calcetín o Etiquetado empieza a poner motes o a etiquetar...

y sacamos la Carta de los Derechos Humanos. Comparto Vailima, Ottinger y en lo personal a Pijomad ;)

Telémaco dijo ...

vailima las marcas de fábrica son únicamente apariencias. Hasta el ser humano más simple es infinitamente más complejo de lo que una simple palabra pueda expresar.

pijomad para la abducción (en sentido lógico) es imprescindible dejar libre la mente y las etiquetas la encadenan a los prejuicios.

fernando en eso tienes razón, desde que 3M inventó el post-it etiquetamos mucho pero con poca fuerza.

ottinger posiblemente.

¿Será nuestra personalidad la que determine las etiquetas que nos cuelgan y nos colgamos? ¿o serán estas etiquetas las que determinen nuestra personalidad?

johnymepeino que razón tienes. Seguramente la culpa es de la ley del mínimo esfuerzo y de lo limitado de nuestra mente y nuestro tiempo.