viernes, diciembre 16, 2005

Salve regina



En el Siglo XVI se expidió una bula papal que prohibía a las mujeres cantar en los templos cristianos. Pero entre los hombres era muy difícil encontrar voces de soprano y contralto. Para solucionarlo, a los italianos se les ocurrió solucionarlo con algo inhumano y cruel: los castrati.

El castrato era un hombre al que se castraba poco antes de llegar a la pubertad. Se le mutilaban los genitales para conseguir que conservara la tesitura de la voz de la niñez.

Carlo Broschi (Farinelli) fue el más famoso de los castrati.

technorati ,,

6 Comentarios:

Duelos y Quebrantos dijo ...

El pobre Felipe V, ese rey melancólico y triste, decía que el canto de Farinelli era lo único que le alegraba el corazón.

Podría haberle cantado a Pergolesi, sí, y haberle hecho llorar de emoción.
Puedo imaginármelo.

Telémaco dijo ...

Tras tu comentario he buscado más información acerca de la historia de Farinelli en España y he encontrado lo siguiente:

A poco de la llegada de Farinelli a la corte se organizó un concierto en una sala adyacente al aposento en el cual se encontraba el Rey quien, por cierto, llevaba mucho tiempo acostado sin que nadie consiguiera que se levantase. El caso es que, tras la primera obra, el monarca, impresionadísimo, mandó llamar a Farinelli, y le prometió todo lo que quisiera pedirle; el cantante, de acuerdo con la reina, solicitó al rey que saliera de la cama, se dejara afeitar y vestir, y asistiera al consejo. Felipe V aceptó y desde entonces parece que mejoró su estado.

El embajador inglés un año después de la llegada de Farinelli escribía:
"El rey cuando se retira a cenar, emite unos aullidos tan terribles, que desde el comienzo asombran a todo el mundo, lo cual ha obligado a los íntimos a dejar vacíos los aposentos tan pronto como se sienta a la mesa. Su diversión nocturna consiste en escuchar cantar a Farinelli las mismas cinco arias italianas que interpretó la primera vez que el rey le oyó, y ha continuado cantando cada noche durante casi doce meses. Su Merced, sin embargo, sonreirá cuando le cuente que el rey imita a Farinelli a veces aria tras aria, y a veces, cuando ya ha terminado la música, y se entrega a tales caprichos y aullidos que ha hecho que se tomen todos los medios posibles para evitar que la gente sea testigo de sus necedades."

palabras errantes dijo ...

"Era el año 1782. Carlo Broschi, llamado Farinelli, tenía ya 77 años de edad. Sus fuerzas se iban debilitando cada día más, hasta el extremo de que por fin tuvo que dejar de asistir a la iglesia, donde hasta el año anterior no había dejdo de cantar en las funciones religiosas en las que todavía podía hacer volar su excelso arte.(...) Se dice, que una tarde, Farinelli obligó a Anton Raaf (un gran tenor) a sacar de donde estaba guardada la partitura del "Miserere" de Allegri, que el padre Martini le regalara años atrás. Y cuando tuvo los papeles en su mano, se los entregó a su fiel Giácomo para que lo quemara en su chimenea.
De nada valieron las protestas de el criado y el tenor. -Es un acto simbólico- murmuró el viejo castrado-. Es mi protesta contra la Iglesia, contra esa religión que ha reducido a tantos seres humanos como yo a no ser más que una marionetas en vida, obigándonos a renunciar al mayor goce que Dios mismo concede a los hombres: el amor, la sexualidad, la paternidad.
Calló mientras vió quemar la partitura, y añadió con voz temblorosa:- espero y deseo que tan inocua costumbre se desterrada de nuestra sociedad, y que las voces femeninas tengan en los teatros y las iglesias el papel que les corresponde por derecho natural"
Del libro "Farinelli,El cantante castrado.

Escuchar su voz...me dio paz me la guardo, me hará compañía el lunes.
Beso T.

sabbat dijo ...

... y sin embargo a mí me habían contado que castrati o no... este tipo era un amante maravilloso. Las mujeres caían rendidas a sus...

Un saludo
Me ha gustado el sitio :)

Telémaco dijo ...

sabbat te doy la bienvenida al blog. Me alegro de que te haya gustado.

Efectivamente, tengo entendido que en la Roma antigua se usaba la castración como una forma de garantizar amantes a las mujeres con una líbido activa. Sin embargo, en el caso de Farinelli creo que él seducía a las mujeres y su hermano (que era compositor y no era un castrato)las satisfacía.

Y quería hablar del único personaje que nos falta: Pergolesi. Que es considerado como uno de los mayores exponentes del periodo barroco, escribió esta sublime obra en 1736 en su lecho de muerte cuando sólo tenía 26 años. Murió un par de meses después tras una larga tuberculosis.

palabras errantes dijo ...

Ja! y luego andás escribiéndome que porque eres de "Ciencias" bla bla bla... y te me escapabas de la cadena literaria...
Sos un sol!