miércoles, noviembre 09, 2005

Declaración de Matsushita

Nosotros ganaremos y el Occidente industrial perderá: no podéis hacer gran cosa, porque lleváis vuestra derrota dentro de vosotros mismos.

Vuestras organizaciones son taylorianas; pero lo peor es que vuestros cerebros también lo son.

Estáis absolutamente convencidos de hacer funcionar bien vuestras empresas separando por un lado a los jefes y por el otro a los ejecutantes, de un lado los que piensan, del otro los que trabajan manualmente.

Para Uds., la dirección es el arte de hacer pasar adecuadamente las ideas de los patronos a las manos de los obreros.

Nosotros somos post-taylorianos: sabemos que los negocios han llegado a ser tan complicados, tan difíciles y la supervivencia de una firma tan problemática, en un entorno cada vez mas peligroso, inesperado y competitivo, que una empresa debe cada día movilizar toda la inteligencia de todos para tener la oportunidad de seguir funcionando bien.

Para nosotros, la dirección es, precisamente, el arte de movilizar y de engavillar la inteligencia de todos al servicio del proyecto de empresa, porque hemos tomado, mejor que vosotros, la medida de los nuevos desafíos tecnológicos y económicos; sabemos que la inteligencia de algunos tecnócratas, por brillantes que sean, es de ahora en adelante totalmente insuficiente para mantenerles.




technorati ,,

8 Comentarios:

tic616 dijo ...

"... Para nosotros, la dirección es, precisamente, el arte de movilizar y de engavillar la inteligencia de todos al servicio del proyecto de empresa,... "


"Engavillar": sinónimo de "agavillar", que significa "hacer o formar gavillas"

"Gavilla": del latín cavella, der. de cavus, hueco entre las manos; cf. it. covone). Junta de muchas personas y comúnmente de baja calidad. Ejemplo: Gavilla de pícaros. Gente de gavilla.

(Fuente: RAE)


Pues que queréis que os diga, si la traducción es correcta, este Matsushita tampoco me parece que valore muy alto la inteligencia sus empleados.

De todas formas, la cita da para reflexionar mucho.
Gracias Telémaco.

Telémaco dijo ...

Tic616 muy agudo sacándole punta a la palabreja.
Pero de todas formas yo pienso que en el contexto en que está la misma, Kenosuke Matushita quería decir exactamente lo contrario. Pues afirma que precisamente el secreto del éxito de las empresas japonesas está en no despreciar la inteligencia de sus empleados, al contrario de lo que ocurre en Occidente ("A ti no te pago para pensar")

archinetman dijo ...

Yo hace mucho que me di cuenta de que nos vamos a quedar abolutamente obsoletos dentro de nada. De hecho, ya lo estamos prácticamente.

Mientras en la mayoría de países se acepta que un trabajador descansado es más productivo y de que el horario flexible aumenta la satisfacción del empleado, su lealtad y su productividad, en España sólo pensamos "Más horas = Más trabajo", como los cavernícolas.

Además, los japoneses han conseguido tal implicación de los empleados en los proyectos de la empresa (precisamente porque las empresas dan muchas cosas a cambio a sus empleados) que harían cualquier cosa con tal de que fuera mejor. Son como una gran familia levantando un negocio común.

En España el pensamiento general es "voy, hago mis horas y me largo y después como si la empresa se hunde en la miseria, ese no es mi problema".

Con nuestros derechos y deberes pero en España (como en otros países, ojo) y en gran parte de Europa, no hemos cambiado mucho desde el concepto de empresa decimonónico en muchos aspectos.

Yo ya he leído muchas entrevistas de directivos japoneses y tienen toda la razón.

tic616 dijo ...

Es cierto Telémaco, lo que quiere decir Matsushita se le entiende muy bien y lo del significado verdadero de la palabreja no es más que una anécdota que no debe enmascarar el trasfondo de sus palabras.

Más vale que nos pongamos las pilas para trabajar de otro modo. En mi humilde opinión ya hemos (Europa quiero decir) perdido la batalla de competir en precio y/o productividad.

Me parece que deberemos buscar otras formas de organizarnos y trabajar para poder seguir disfrutando de nuestro estado de bienestar. Economía del conocimiento, de la innovación,... no se , no tengo la receta, ¡argh! - creo que vienen malos tiempos

Lula Towanda dijo ...

Tiene razón Matsushita, hay que saber integrar a los que mandan con los que hacen (ser+estar+hacer). Pero a los japoneses les falta ese impulso de hacer cosas rompedoras que cambian el mundo como Internet, la Web, Google...

El Informático Impasible dijo ...

¡Joder! Pues a mí me acojona, sinceramente. También soy de los que creo que "estamos obsoletos"; es más, noto que cada día que pasa es un día menos para que China y Japón (aun siendo enemígos acérrimos) den el salto, por separado o de manera conjunta, y "ataquen" el modelo económico de occidente.

De momento, es como si estuvieran "cogiendo carrerilla", ganando peso. El problema es que con tantos sectores en donde están o están entrando uno no sabe muy bien por dónde va a venir la primera. Pero que viene es seguro, vamos.

Claro que, recuerdo que Nostradamus predecía que "el Rey de España liderará las huestes que conseguirán expulsar al enemigo oriental". Pues como vaya a ser Leonor... A ver si los chinos nos dan tiempo a quitarle el tete, que si no lo llevamos crudo.

Telémaco dijo ...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Pienso que todavía estamos a tiempo.

Lo que hay que cambiar es la mentalidad de los directivos de las empresas. Las reglas que siguen usando hoy, eran efectivas en un mundo no globalizado, en un mundo con exceso de demanda y escasez de oferta, en un mundo sin tanta incertidumbre y que evolucionaba mucho más pausadamente.

El mundo ha cambiado y por ello para poder competir tenemos que adaptarnos y usar nuevas reglas. Eso sabemos hacerlo. Pero lo díficil es dejar de usar las reglas antiguas, como indica Archy, lo cual es mucho más difícil, porque los directivos actuales las consideran dogmas que no están dispuestos ni siquiera a replantearse. Por eso comparto la preocupación con tic616.

También tiene razón Lula en que los japoneses tampoco son perfectos, les falta en su receta una pizca de locura. Y ahí tenemos una ventaja cultural, que nosotros deberíamos explotar.

Espero que alguien lidere nuestro talento y nuestra locura, antes de que las huestes del Este nos dejen a todos en el paro, a ser posible antes de la mayoría de edad de Leonor, como dice el informático impasible.

elcoso dijo ...

gavilla.

(Quizá del lat. *cavella, der. de cavus, hueco entre las manos; cf. it. covone).

1. f. Conjunto de sarmientos, cañas, mieses, ramas, hierba, etc., mayor que el manojo y menor que el haz. Ochenta gavillas de sarmientos, de cebada.

2. f. Junta de muchas personas y comúnmente de baja calidad. Gavilla de pícaros. Gente de gavilla.

fuente DRAE
Creo que la traducción se referirá más a la primera acepción de la palabra, desde pequeño he oído utilizar este vocablo en el primer sentido y lo que pienso que quiere decir es que hay que aunar en un manojo la inteligencia y el esfuerzo de todos para lograr un objetivo común.