lunes, septiembre 12, 2005

Efímero

En el sector de la tecnología, el progreso se mueve de forma tan acelerada que al final lo único permanente es la sensación de provisionalidad.

Y esto, que indudablemente es bueno, a veces duele.

Ayer, Jaime se quejaba en “No he venido aquí a hacer amigos” del desasosiego que le produce lo efímero y fútil que resulta a veces el producto de nuestro trabajo.

Creo que no es el único que siente ese desasosiego. Al menos a mí también me ocurre.

A veces se etiqueta de obsoleto y se deja de usar el fruto de tu trabajo, el mismo que fue etiquetado como revolucionario hace sólo un par de años. Y cuando esto ocurre, pierdes una de las principales motivaciones del trabajo: El dejar rastro, el dejar el pequeño grano de arena personal que les sea útil a otros, el poder mirar atrás y poder ver tu obra lleno de orgullo.

Te ocurre como cuando vives alquilado, no te ilusiona realizar reformas o mejoras en un piso en el que sólo estás provisionalmente.

Con el trabajo a veces pasa parecido, según lo estás haciendo te das cuenta de lo poco que va a usarse antes de desaparecer, o incluso que no va a servir para nada. Por ello pierdes gran parte de la motivación y el cariño al trabajo bien hecho y tiras para adelante.

Aunque también es verdad, como comenta Kopiator, que a veces ocurre lo contrario y la chapuza que haces de forma provisional, se perpetua en el tiempo. Pero en este caso no sientes desasosiego, y es que la permanencia de un hijo nunca puede compensar la perdida de otro.

5 Comentarios:

YO_MISMO dijo ...

En parte vivimos de las tecnologías punta, o al menos de aparentar que son imprescindibles para el desempeño de la empresa.

Yo guardo presentaciones de cuando era supernecesario estar en internet, que vistas con el poso del tiempo son para moririse de risa

Telémaco dijo ...

Pues no sabes como me gustaría echarles un vistazo.
¿Porque no publícas alguna frase de esas que comentas?.

Lula Towanda dijo ...

Participé en dos grandes proyectos de I+D. El primero dio servicio durante 20 años y el segundo sigue vivo a pesar de que debía haber muerto hace 4 años. No sabes el gusto que da que te salgan longevos los frutos de tu trabajo y que sobrevivan a los intentos de asesinato. Pero desde 1995 se ha perdido en España mucho tono innovador y la visión de futuro. No hay proyecto que dos años dure, todo va rápido y no se trabaja bien. Cuánto me gustaría trabajar en algún sitio con una estrategia clara, por ejemplo, ¡en Google!

Telémaco dijo ...

Lula,
si lo consigues no te olvides de los amigos.

AM dijo ...

Totalmente cierto. Como decía Palíndromo, Efímero lloré mi fe, aunque a veces, no te dejen ni llorar en paz.
Además, muchos se quedan con lo malo de tu trabajo (los malos) y unos pocos, muy pocos, se quedan con lo bueno (los buenos).
Ojalá no oyera tanto... porque tengo las orejas como un Campo de fútbol, debido a los inputs iónicos negativos. Aunque ahora los modernos, a esas brujerías sibilinas le llaman schizophrenia. Creo. Años así llevo.
Quería preguntar ¿Sabes que clase de Maldición puede ser la mía?.

Que vaya bien.