jueves, septiembre 01, 2005

Vuelvo a empezar

Una vez más llevé mi roca hasta la cima de la maldita montaña.

Una vez más pude saborear mi único momento de libertad mientras observaba como la piedra rodaba montaña abajo.

Una vez más disfruté bajando la ladera haciéndome el remolón, procurando borrar de mi mente cual sería mi tarea cuando llegase abajo.

Una vez más use el truco de correr mucho, para que los dioses del Olimpo no se fijaran en mi obligándome a apresurarme.

Una vez más voy a comenzar a empujar este enorme peñasco ladera arriba, hace tiempo que me di cuenta de lo completamente inútil del esfuerzo, pero cuando llegue con ella arriba, de nuevo volverá a ser mi momento.

Por eso os quiero pedir un favor, hacer como Albert Camus quería e imaginarme feliz.

3 Comentarios:

Lula Towanda dijo ...

¿Por qué no te reseteas?

Telémaco dijo ...

Gracias por el consejo Lula.

He estado pensando en seguirlo, porque lo mismo lo que me pasa es que el sistema operativo se me ha metido en un bucle infinito. O algún algoritmo recursivo al que no le han puesto condición de salida. O demasiado información en la RAM y es sólo un caso de "stack overflow", o al ver el último capitulo de Burt Simpson algo se ha dividido por cero.

Pero tengo un pequeño problemilla: ¿Tu sabes donde nos han puesto el maldito botón de reset?.

Lula Towanda dijo ...

Como no tenemos un botón externo de reset (ni la tecla ctr+alt+del), hay que usar un mecanismo interno como el watchdog para empezar de nuevo cuando las cosas no van bien en vez de esperar a que vayan fatal y te de un soponcio, del que feneces o te recuperas malamente.
Una vez que se toca fondo se pueden hacer dos cosas, seguir escarbando o salir a flote. El watchdog facilita lo segundo.
Una reflexión sobre como nos sentimos, porqué estamos en esa situación, si es posible salir de ella y que se pierde o que se gana, es el mejor mecanismo de watchdog.
La técnica del avestruz, a la larga te pasa factura.