miércoles, septiembre 28, 2005

Reclutamiento

No existe nada tan importante para una empresa como reclutar a las personas adecuadas.

Pero ésta no es una tarea nada fácil. La elección de la persona adecuada es una decisión muy delicada.

Cometer un pequeño error puede provocar efectos futuros desastrosos.

En Silicon Valley es famoso el siguiente dicho:
Si contratas gente de categoría “A”, ellos también contratarán gente “A”. Pero si contratas gente de categoría “B”, ellos contratarán gente de categoría “C” .
A las personas inteligentes les gusta estar rodeados de gente inteligente. Y cuando dirigen a un grupo o un departamento, intentan aglomerar a su alrededor a las personas más creativas, válidas e inteligentes.

Sin embargo las personas “B” parecen preferir rodearse de gente más “débil”, principalmente por tres razones:
  • Por miedo a que sus subordinados les adelanten por la derecha.
  • Intentar aparentar ser más “fuertes”, por la comparación con los que le rodean .
  • Intentar ser capaces de manejar su equipo sin que se les vaya de las manos.
Por eso a la hora de reclutar personal hay que ser muy cuidadoso, porque si se contrata una persona “B”, en poco tiempo se puede producir una reacción en cadena devastadora y muy difícil de parar.

Esa es la razón por la que empresas como Microsoft declaran que prefieren dejar escapar a un excelente profesional antes que contratar a uno mediocre.

El problema es como encontrar personas "A" y saber si una persona concreta es "A", pero eso es otro tema(1).


(1)Por cierto. No hay duda ninguna de que yo soy "A" y en este momento no me importaría aceptar ofertas.

11 Comentarios:

jose dijo ...

Por lo dicho en el post, sólo te deberían llegar ofertas de personas "A". Lo cual está muy bien :-)

O.k.,o.k.! dijo ...

Otra A, contenta de trabajar por fin entre un 90% de Aes, y sólo un 10% de B sin poder de decisión a la hora de contratar nuevos compañeros ;-)

Ejem... ¿Qué se le puede hacer a un A cuando B-ea*?

*(es decir, empieza a tener un ramalazo B)

Anónimo dijo ...

Hola Telemaco..

Una duda tengo y es saber si eres participante en el cafe del foro.
Gracias por tu contestación.

Saludos.

zanorte dijo ...

Absolutamente cierto. En el panorama empresarial actual, muy pocos se atreven a contratar a gente de nivel A. O los ven como competidores o los destierran.
Sólo el directivo que es dueño, se juega su dinero opta por los clase A.
Un alto ejecutivo por cuenta ajena, pasa directamente a la clase C.

Saludos
Zanorte

Telémaco dijo ...

jose ¡efectivamente!.
o.k.,o.k..! No sabes la suerte que tienes. Con el "A" con ramalazo tener paciencia, darle nuevos retos, necesita más motivación.
Una buena receta es la que da Andrés disfrazada de adivinanza.
Usuario anónimo, me temo que no. ¿Porqué lo preguntas? ¿te recuerdo a alguien?.
zanorte, veo que compartimos opinión.
Los ejecutivos por cuenta ajena, últimamente ni siquiera pasan a la clase "C", ahora han descubierto clases "Z" en el tercer mundo y se llevan allí la empresa.

archiNETman dijo ...

El problema actual de la gente A es no poder ofrecerles las suficientes oportunidades como para satisfacer su mente inquieta.

Proyectos lo suficientemente interesantes, promociones lo suficientemente rápidas y posibles y, sobre todo y lo más importante, libertad en el trabajo. Libertad a la hora de diseñar, libertad a la hora de tomar decisiones y libertad de horarios y de lugares de trabajo.

Sólo cumpliendo todas las premisas anteriores se puede sacar todo el potencial de un trabajador A.

Telémaco dijo ...

De acuerdo contigo Archinetman te remito al comentario de Andrés en "Marca Propia", seguro que estarás de acuerdo.

Como insinuaba Robert Fulghum en su libro "Las cosas importantes que aprendí en el parvulario", cuando salimos del parvulario somos casi todos "A", pero después nos vamos estropeando.

Lula Towanda dijo ...

Tiempos ha, cuando llevaba un proyecto de cierto calado, me rodeé de personas más inteligentes que yo. No se si seré una B atípica o un A modesta.
Creo que depende de lo que busques. Si quieres hacer algo bien y no dedicarte al alpinismo laboral, la opción es la Only-A, en los otros casos da lo mismo B que C.

Telémaco dijo ...

Lula, eres una "A" indudablemente.

DEMOSTRACION:

Los hechos:
Yo ignoro si personalmente soy "A" o soy "B" o "C". Pero lo que tengo muy claro es que me encanta leer lo que escribes y charlar contigo en la blogosfera.

Las hipótesis:
Suponiendo que yo fuese "A", teniendo en cuenta "los hechos" tú tendrías que serlo también.

Suponiendo que yo fuese "B" o "C", tu tendrías que ser "C" y no existe ningún "C" que tenga entre su vocabulario la palabra "atípica".

Conclusiónes: Querida amiga, me temo que los dos estamos en algún nivel de "A". Lo cual es una clara desventaja para conseguir la felicidad.

oscarm dijo ...

Vamos, que lo verdaderamente importante es saber si quien me contrató es A o B. Si es A, yo soy A. Si es B yo soy C.

Pues me pones en un aprieto. ¿Tengo que decidir ya o puedo pensarlo?

Duda: ¿los C no contratan?

Telémaco dijo ...

Oscar, pues ahora que lo dices, si que es un verdadero aprieto.

Si la ley se cumple se puede deducir el siguiente corolario:

"No puedo volver a pensar que mi jefe es imbécil sin que esto signifique que yo soy aún más imbécil".

Tengo claro lo que es mi jefe, así que mejor no contesto a más preguntas.... ¡Ahora sí que estoy deprimido!.

¡Ah! no...espera un momento. Mi jefe actual no es el que me contrató...¡UUFFFFF!